Conspiraciones, Sociedades Secretas

Juego de Cartas Illuminati

cartas illuminati

El Juego de Cartas Illuminati fue lanzado originalmente en 1982 por Steve Jackson, como un juego en el que los participantes controlan sociedades secretas y compiten entre sí para controlar el mundo. Esta versión contó con 110 cartas y fue tan popular que recibió numerosos premios, incluido el de mejor juego de mesa en la categoria ciencia ficción.

A lo largo de los años, Steve Jackson Games ha lanzado una serie de expansiones para el juego Illuminati, incluyendo Illuminati Brainwash, Illuminati Mutual Assured Distraction, Illuminati Bavarian Fire Drill, y Illuminati Y2K. Con cada expansión se fue añadiendo, poco a poco, mas misterio al juego, empezando a dar (en apariencia) una visión más cercana de los planes reales de los Illuminati.

Steve Jackson Games también lanzó Illuminati: Crime Lords, y algunos juegos de rol también sobre la temática Illuminati, pero la verdadera controversia comenzó después del lanzamiento en 1994 y 1995 de “Illuminati: New World Order”, que era un juego de 412 cartas coleccionables. Con el lanzamiento de esta versión, las cartas Illuminati pasaron de ser simplemente un juego intrigante y sospechoso, a ser consideradas como una herramienta que cuentan con predicciones sobre los futuros eventos mundiales.

Probablemente las cartas más famosas en Illuminati: New World Order son las predicciones sobre los ataques del 911 y el Pentágono en 2001. De hecho muchos acusan a Steve Jackson de estar involucrado con los Illuminati y de conocer sus planes. No es sorprendente que los Illuminati le permitan a Jackson publicar esta información con años de anticipación, ya que son muy conocidos por hacer lo mismo en sus películas de Hollywood.

No es mi intención ahondar demasiado en detalles, ya que los mismos están ahí, sobre la mesa para que cualquiera los vea. Quizá en un futuro haga un post mostrando cartas puntuales con sus paralelismos.

Les dejo las 412 Cartas del juego para que las puedan analizar ustedes mismos.

Deja un comentario